Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Keiran Richardson, mediocampista del Fulham de Inglaterra admite que un vida descontrolada con borracheras y mujeres estaba destruyendo su carrera profesional

El-Desafio-2Ahora que tengo a Jesús en mi vida me siento bien en el . corazón” – eso es lo que la iestrella del Fulham, Keiran Richardson, le dijo a la prensa nacional este año.

El ex jugador del Manchester United y del Sunderland dijo que su anterior estilo de vida rebelde había cambiado desde que se convirtió al cristianismo.

Hablando en una iglesia en Langley Moor, del condado de Durham, Keiran reveló que se sentía infeliz a pesar de vivir ‘la buena vida’ de un futbolista muy bien pago en la Premiership.

El jugador de 28 años de edad, jugador de la selección nacional inglesa, dijo: “Hace cinco años atrás, todo lo que me importaba era salir y pasarla bien. Empecé a pensar en dinero en lugar del fútbol. Me gustaba salir con mis amigos a las discotecas después de un partido, emborracharme y conocer mujeres. Lo hice durante un tiempo muy largo. Si usted estuviera mirando desde afuera hacia adentro, podría pensar que estaba viviendo la buena vida. Pero yo no era feliz”.
De hecho, un día los aficionados del Manchester United comenzaron a reprocharle su ‘Bling’

– su imagen ampulosa y ostentosa. Lo llamaban “Señor Snooty”. No le ayudaba el haber nacido en Londres y el haber recibido una educación privada.

Keiran admitió: “Mi último año en el Manchester United, mi carrera futbolística se des-cariló. Yo estaba más preocupado por mi vida social que por el fútbol. Yo sabia que no estaba rindiendo deportivamente porque estaba más interesado en las casas, los coches, el alcohol y el sexo. “

Cuando su padre le preguntó por qué se estaba evaporando su carrera. Rieran se quebró y se echó a llorar.

Sin embargo, después de pasar al Sunderland en 2007, su futura esposa, Natalie Suliman, lo invitó a visitar una iglesia en la ciudad. Él se ofreció a llevarla de vacaciones a Barbados, pero ella dijo que sólo lo haría si él iba con ella a la iglesia.

Rieran recuerda: “Un domingo, el pastor dijo,

“ ¿Alguien en la iglesia le quiere dar su vida a Jesús? Por alguna razón, me puse de pie.”

Entonces él dio su vida a Cristo, tal como lo había hecho Natalie.

Él dice: “Me sentí tan especial. Era un sentimiento loco. Mi vida cambió. No cambió repentinamente; fue una cosa gradual… un proceso. Mi fe ha crecido y ha cambiado mi forma de ver la vida. Ahora me encanta el fútbol, pero doy la gloria a Dios.

“Ahora tengo a Jesucristo en mi vida y me siento bien en mi interior.”

Rieran atrajo la atención con respecto a su cambio espiritual en diciembre pasado cuando celebró un gol para Sunderland contra los Wolves. Se quitó la camisa, y sorprendió a los fans al revelar una camiseta con el lema ‘Yo pertenezco a Jesús’, similar a la que la estrella brasileña Kaká es famoso por vestir. Él vio la tarjeta amarilla por quitarse la camiseta, pero al menos había conseguido quitarse de encima el deseo de hacer pública su fe.

Le dijo al diario regional, Northern Echo, que se había convertido en “un cristiano nacido de nuevo” al creer que Cristo murió por él en la cruz. “Mi vida ha sido cambiada para bien.”

La frase “nacido de nuevo” viene de la propia descripción que Jesús hizo del gran cambio que Él puede traer a la vida de las personas – es tan dramático el cambio que es como empezar la vida de nuevo. Esto sucede porque Jesús nos da el Espíritu Santo cuando creemos en él.

Jesús lo explicó así: “A menos que hayas nacido de nuevo, no puedes ver el reino de Dios… Los seres humanos pueden reproducir sólo la vida humana, pero el Espíritu Santo da a luz a la vida espiritual. Así que no se sorprendan cuando digo: “Les es necesario nacer de nuevo “(Juan 3:3-7).

Pensando en los demás, Reirán añade: “La gente cree que para tener éxito se necesita tener dinero y un buen trabajo, pero eso no es cierto. La gente necesita saber que si ellos sienten que no pueden hablar con nadie, la iglesia está aquí para ellos. Lo más importante es tener una buena relación con Dios”.

Dejar un comentario