Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

JOVEN LIBRE PARA SERVIR A CRISTO

MADREDOSLAIAPrimeramente Dios les bendiga .Soy una joven de 19 años y madre de 2 niñas.
Mi testimonio es acerca de mi vida. Mi ñeñes fue muy difícil mi padre nunca estuvo presente y mi mama desde que tengo memoria fue una mujer muy agresiva me maltrataba física y psicológica mente.
A los 8 años conos de Dios y me comencé a congregar en una iglesia profética recibí la llenura del espíritu santo a Los 9 años y serví a Dios. Crecí con mucho rencor y resentimiento contra mis padres. Cuando cumplí 10 años mi mama emigro a los Estados Unidos dejando a mí y a mi hermanito con mi abuela materna. A los 14 años me aparte de Dios por seguir las pasiones del mundo conos a un hombre 11 años mayor con el cual tuve una relación de un año todo fue muy lindo al principio y me aleje mucho mas de Dios recibí una desilusión por parte de aquel hombre que me había mentido y jugado con mis sentimientos caí en una depresión y lujo se convirtió en amargura me volví muy rebelde con mi abuela y comencé a ir a discotecas y fumar y beber alcohol. Luego entre a la escuela segundaria donde me hice de malas amistades estas amistades me llevaron a desenfrenar aun mas mi vida y caí en fornicación tenia sexo con cualquier chico muchas veces sin protección deje de creer en Dios y mi vida se volvió una bausa después de cada encuentro sexual me sentía mas vasija y sucia y pesaba que no tenía sentido mi vida, mi abuela lloraba y me pedía que buscara de Dios, oraba por mi pero mi corazón se volvió duro. un día un hermano de la iglesia a la que asistía mi abuela llego a casa y medio que había tenido un sueño con migo me dijo que me veía embarazada me reí de él y le dije que estaba loco que yo nunca tendría hijos paso una semana y mi año escolar había terminado con mi grupo de amigos decidimos hacer un fiesta en casa de uno de ellos, ese día hubo mucho alcohol y hasta drogas pero yo no ingerí nunca, pero estuve apunto, me emborrache y me acosté con un chico que no conocía muy bien, al mes descubrí que estaba embarazada me acorde de las palabras del hermano y me arrodille a pedirle perdón a Dios pero ya era tarde tenía 4 semanas de embarazo y desidia desrielo a mi abuela, el padre del bebe como era de esperase me dio la espalda y me sugirió abortar pero yo ya había pedido perdón a Dios y no lo quise hacer mi abuela hablo con mi madre y decidia mandarme a traer junto a mi hermano. Para estas fechas solo tenía 16 años salí un 7 de enero del 2006 de mi país y llegue el 23 del mismo mes a Boston ma. Con casi 3 mese de gestación comencé a asistir a una iglesia pero no lograba sentir la presencia de dios. di a luz una niña en julio, al mes de haber tenido a mi hija conos un joven en la iglesia con el cual inicie un noviazgo todo iba bien hasta que caímos en pecado de fornicación nos arrepentimos y confesamos mostro error pero que de embarazada de nuevo. Decidimos vivir juntos. Seguimos HUYENDO a la iglesia pero en el cuarto mes de embarazo caí nuevamente en depresión hoy mas fuerte que la primera y intente suicidarme 2 veces, tuve mi segunda hija. pero mi vida estaba vacía, mi hogar comenzó a cambiar, volví a la amargura y las cosas del pasado me atormentaban, me salí de la escuela y no buscaba de Dios, en el 2008 desidia volver a la escuela y conos una joven la cual es cristiana me comenzó a hablar de Dios, al principio me irritaba pero luego comencé a escucharla y un día acepte oración fuimos a mi casa y oramos juntas aquella joven oro muy fervientemente por mi liberación y comencé a llorar y a sentir la presencia de Dios, renové mis votos con Dios y le entrega mi vida fui aun retiro de jóvenes donde recibí mi misión hable con mi pareja y hemos decidido obtenernos del sexo hasta que nos casemos, todavía no lo hemos hecho por asuntos legales pero estamos firmes en nuestro compromiso con Dios me he dado cuenta que Dios si puede cambiar las vidas y hoy me dedico a servirle hablándole a los jóvenes de El, junto a mi amiga y mi pareja los dos servimos a Dios libremente y confiamos en El mis hijas están dedicadas a Dios también y mi abuela esta muy feliz por ver la respueta de sus oraciones.

Comentarios
  1. Eduardo Abanto
  2. Cruz

Dejar un comentario