Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Janny Sarom Queiroz(Brasil)

Janny Sarom Queiroz(Brasil)

Es un privilegio muy grande haber conocido este glorioso mensaje ya que había crecido en una denominación, dónde sabía que algo más me faltaba, pues ya las predicaciones no tenian más sentido en mi vida. Fue cuando mi precioso papá que era pastor me lo dio a conocer que había un Profeta en la tierra de América, esto no me pareció algo común.

En aquellos mismos días me enfrenté a una realidad que había aprendido con el Señor William Soto Santiago, de que si yo viviese en los días de Jesucristo lo rechazaría. Esto me dejó en una situación difícil y desde ahí empecé a comer de este alimento y nunca más lo dejé. Ya han pasado 3 años y ha sido una gran fiesta, ya que cada día le doy gracias a Dios por este mensajero, dedicando y rededicando toda mi vida para su Obra en esta Dispensación.

Tengo una preciosa familia que se ha entregado en las manos de Dios y con esto trabajamos en la Asociación Cultural y Evangelística El Mensaje, dónde con lo poquito que Dios nos ha dado hemos empezado algunas labores que estaban en nuestros corazones y se ha pasado a otros que han llegado en el Mensaje, como traducciones (español al portugués), artes gráficas, reprodución de la señal del Hijo del Hombre, la construción de unos espacios físicos para trabajar en internet y de una biblioteca del Evangelio del Reino, en el envío de cartas como folletos a misioneros evangélicos brasileños en todo el mundo; fabricación de materiales para los niños como juegos educativos para esta nueva dispensación. Particularmente tengo la especial labor de ayudar a los niños enseñándoles el mensaje a estos nuevos y chiquitos creyentes.

A los amados hermanos que han visto esto de una forma positiva, les pido que nos ayuden con sus oraciones, pues han sido muchas nuestras luchas y barreras, pero esto es un sueño que ya se ha hecho carne en nosotros, por lo tanto tomamos todo como un escalón de una escalera dónde subimos un poco más.

Desde la amazonía a la América Latina.

Dejar un comentario