Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Ivanova Wambolt – “Dios me curó de Cancer” Testimonio

Siento el deber como cristiana de contar mi testimonio que deseo que pueda ayudar a otras personas que estén pasando por momentos muy difíciles en su vida y que lo que quisiera transmitirle es que sigan confiando en ” el Señor y alabandolo” porque el no te dejará solo nunca.

En Noviembre del 2008 me diagnosticaron cancer en el seno. Que terrible noticia cuando alguien o un médico te dice algo así y tienes niños que dependen tanto de tí porque aún están pequeños. Lloré mucho , me pregunté mucho la razón por la que me había dado cancer, me preguntaba que habia dejado de comer o hacer pero jamás me revelé contra el Señor. Todo lo contrario me aferré con todas mis fuerzas a El, quien era el único que podía sanarme.

Debo aclarar que siempre he tenido presente en mi vida, en mi corazón, como cristiana católica que soy, pero al pasar por esa enfermedad y vivir esos momentos tan angustiantes, lo tuve mas presente en mi vida. El me sanó, El fue el consuelo en cada momento que viví. El usó como intermediarios a excelentes amigos y familiares y doctores. Hice mucha oración con todo mi corazón. Me arrodillé muchas veces a entregarle mis temores, pero aunque llorara, seguia alabandolo y diciendole que lo necesitaba a El siempre. Siento que el nunca me dejó sola. Solo para mencionar un ejemplo, debo decir que el día de mi cirugia para hacer la mastectomía, desde que comenzaron con la preparación para la operación, El ya estaba conmigo (Debo decir que siempre lo estuvo y está), todo resultaba muy bien, recibi el apoyo de excelentes enfermeras y amigos, quienes oraron conmigo en mi habitación ante de entrar al Quirofano.
Se que es El quien las utilizó para darme valentía y confort que necesitas en ese momento. Luego, en camino al Quirofano, le dije con todo mi corazón que llenara cada celula de mi cuerpo, que la llenara de El para que todo saliera bien y por supuesto así fue. Sentí que siempre estuve en excelentes manos. Por supuesto las de El, utilizando a mi excelente Doctora.Mil gracias a El por siempre porque el cancer no había hecho Metastasis. No se había ido por los ganglios linfáticos . Ese día no fue de sufrimiento. Creanme que era de Celebración y me sentí muy valiente porque siento que mi corazón, mi cuerpo estaba lleno de su gracia.

Posteriormente a esto, comencé mi tratamiento de Quimoterapia. Esos tratamiento generalmente resultan muy devastadores sin embargo debo decir que otra vez y por siempre, El tambien estuvo conmigo. No me sentí con malestares y jamás se me bajaron las defensas, todo lo contrario, continué con mi trabajo y nunca me contaminé de cualquier virus aun cuando en mi trabajo debo estar en contacto con muchas personas. Hay quienes dicen que yo no parecia que estaba recibiendo tratamiento de Quimoterapia. Hoy en día, diariamente le doy gracias y lucho constantemente para no caer en tentaciones que hagan que mi conducta no corresponda a lo que El espera de mi como cristiana, porque solo se que quiero con mis acciones que El se sienta siempre orgulloso de mi como su hija que soy.

Pienso que el haber tenido esa enfermedad me permitió establecer un compromiso de ayudar a otras personas que puedan necesitar de mi testimonio para sanarse fisica o espiritualmente. Me da muchismo gusto ayudar a algun enfermo en un hospital. Lo hago con mucho amor y dedicación para que reciba la fuerza que yo también he sentido y convencerlo que realmente es a El a quien debemos entregarle nuestra necesidad y hablar con El como nuestro mejor amigo.

Dejar un comentario