Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El perdon cuando se va a separar

Cuando una pareja está a punto de divorciarse, los que les rodean suelen decir que las cosas estan tan malas que no existe la posibilidad de una mejoría. Y a veces la vida de una persona se convierte en un desastre y otros piensan que no hay esperanza para esa persona, y que nada se puede hacer para ayudarla. Pero aquí hay un testimonio que muestra que no importa lo que haya sucedido en el matrimonio, y no importa lo terrible de la vida de una persona, porque Dios puede cambiar las cosas; nada es imposible para Dios.

 

Cuando Claudia tenía 2 años, su padre se fue de la casa y nunca volvió. Otro hombre vino a vivir en la casa, y su madre no tenía mas tiempo para ella, y lo único que recibía Claudia eran golpes frecuentes. Cuando tenía 12 años de edad, fue enviada a vivir con sus abuelos. Incluso allí, no recibía el amor que necesitaba, y empezó a salir con chicos de su barrio. Pronto quedó embarazada y sus abuelos la echaron de la casa. Con su hija en sus brazos vagaba de un lugar a otro. Se volvió a la prostitución en un intento de mantener a su hija.

 

Después de varios años Claudia se casó, y su esposo aceptó a su hija como la suya. Su marido consiguió un trabajo en la policía y trabajaba en una comisaria a sólo unas cuadras de la casa. Tenían un buen nivel de vida y por fin las cosas parecían estar mejorando. A causa del dolor de su infancia y adolescencia, había mucho ira y odio en su vida, especialmente con su familia. A veces, esto dio lugar a discusiones violentas. Tenía otros hijos, pero a medida que crecía, su hija mayor comenzó a sentir celos por el amor de su madre a su padrastro. Un día, durante una discusión familiar, su hija explotó de rabia “Vos tenes este hombre como ídolo! ¿No te das cuenta de que te engaña!” Claudia estaba destruida. Cuando averiguó, se enteró de que era verdad y que había otra persona en su vida. Su esposo estaba viendo a una joven en el barrio desde hacía varios años. Su esposo al que adoraba, y la única persona en el mundo que creía que podía confiar, le estaba mintiendo todo el tiempo.

 

La ira y el odio que Claudia sentía hacia el mundo en general, hasta ese momento, ahora llegó a ser concentrado en su marido y en la amante de el. Ahora sentía que su vida no valía nada y que para su marido era poco más que un trapo de piso. Su mente se llenaba continuamente con pensamientos asesinos. Dormía con un cuchillo bajo la almohada, y varias veces logró apuñalar a su marido, pero nunca gravemente como para matarlo. Él trabajaba en la policía, por eso ella tenía acceso a su revólver, y una noche intentó disparar a su marido para matarlo, pero la pistola no se disparó. Muchas veces intentó quitarse la vida. Un día fue a las vías del tren cerca de su casa, pero cuando el tren llegó, ella quedó congelada por el miedo, y no podía saltar.

 

Una noche, su hermano llegó a la casa y le habló acerca de Jesús, pero tal era el odio que sentía que ella se negó a escuchar su mensaje. Su salud comenzó a sufrir demasiado. Fue diagnosticada con anorexia, y lo poco que comía, lo vomitaba. Un miembro de la familia tenía que estar con ella todo el tiempo en caso de que ella tratara de hacer algo desesperado. Estaba en un estado terrible. Alguien tenía que ayudarla a salir de su cama, a bañarse, incluso a ayudarla a sentarse. El lado derecho de su cara se paralizó, y tenía todo tipo de problemas de salud como hemorragia y problemas de riñón. Su familia estaba desesperada por ayudarla, pero no sabían lo que hacer. Los médicos decidieron que la única solución era colocar a Claudia en un manicomio.

 

A pesar de que estaba gravemente enferma mentalmente, algo dentro de ella le hizo resistir la idea de ir a un manicomio. Era el año 1996, y un día escuchó en la radio un anuncio de “una noche de milagros” que iba a tener lugar en la Rotonda de San Justo cerca de su casa. Le pidió a su familia que la llevara, pero nadie quería ir. Ella decidió ir sola. Cuando llegó al sitio de la campaña, fue identificada inmediatamente por los ujieres como alguien que necesitaba ayuda y la llevaron a la carpa de liberación. Un matrimonio oró por ella, y Claudia recuerda que le dijo: “Esta noche vas a recibir un milagro. Prepárate “. Luego fue colocada en un área especial de sillas para escuchar el mensaje, pero debido a los problemas en su mente, no podía entender mucho. Pero cuando el evangelista comenzó a orar, sintió un dolor profundo en el lado derecho de su cara, en la parte que estaba paralizada. Pudo orar: “Señor, si realmente estás vivo, te pido me sanes. Te necesito.” En ese momento, sintió que algo salió de su cuerpo a través de su hombro derecho.

 

Más tarde fue llevada al frente para recibir oración por la imposición de manos. El evangelista le dijo: “No hay sentido en venir a adorar a Dios si no tienes paz y perdón en tu corazón.” En ese momento, ella sabía que tenía que perdonar a su marido y a la amante de el. La llevaron de vuelta a la carpa de liberación, donde renunció a la amargura y el odio en su vida. Perdonó a todos los que le habían hecho daño, sobre todo a su marido. En el momento en que perdonó a su esposo, su rostro se transformó: la parálisis desapareció. Cuando volvió a su casa esa noche era una persona normal. Pudo dormir bien, y al día siguiente comenzó a comer normalmente. Todos sus otros síntomas desaparecieron.

 

Cuando vio a su marido sentía amor por él y pudo decirle que lo perdonaba. Luego pudo compartir el mensaje de Jesús con la mujer que era la amante de su marido. El estaba tan asombrado por los cambios en su esposa, que también aceptó a Jesús como su Señor y Salvador. El matrimonio fue restaurado, y ahora los dos están sirviendo al Señor en una iglesia local. Continuamente cuentan su testimonio de cómo no importa que mal este la situación en un matrimonio o en una vida, porque Jesús siempre puede cambiar las cosas si la personas le dan la oportunidad.

Comentarios
  1. MA LIDIA ARANDA

Dejar un comentario