Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

LA GLORIA DE GABBY

La gimnasta y campeona olímpica, Gabby Douglas hizo historia en Londres, pero se apresura a mostrar dónde se encuentra su gratitud

Con tan sólo 16 años de edad, con la mirada del mundo fi jada sobre ella, Gabrielle “Gabby” Douglas hizo historia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 como la primer afroamericana en ganar una medalla de oro en la competencia general individual en gimnasia artística. Su logro la hizo solamente la cuarta mujer americana en ganar la medalla de oro en la general individual, y como EE.UU. también se llevó el oro en la competencia general por equipo, Gabby se convirtió en la primera mujer estadounidense en obtener ambos títulos. Su talento y sus llamativos saltos y tumbos le han causado recibir el apodo de “la ardilla voladora”. Sus logros han permitidos entrevistas, contratos publicitarios y apariciones en cajas de cereales. Sin embargo, la adolescente, quien se mudó a la edad de 14 años para ser entrenada por el renombrado entrenador del gimnasta Shawn Johnson, Liang Chow, es también famosa por su determinación por dar gracias a Dios por sus logros.
La gimnasta y campeona olímpica, Gabby Douglas hizo historia en Londres, pero se apresura a mostrar dónde se encuentra su gratitudEn una entrevista después de la victoria, Gabby dijo: “Es todo lo que pensé que sería, siendo la campeona olímpica, es sin duda es una sensación increíble. Y le doy toda la gloria a Dios. Es un poco de una situación en la que todos ganan. La gloria sube para él y las bendiciones descienden sobre mí. “ No hace falta aclarar que la vida de Gabby nunca fue un cuento de hadas, ni ahora que ganó ni antes de ser famosa.

Justo después de ganar la medalla de oro individual, los usuarios de medios sociales llamaron la atención del mundo a otra cosa – su cabello. Criticada por su moño peinado hacia atrás, con gel, pinzas para el cabello y un lazo del pelo (el mismo que el resto del equipo), Gabby respondido a los comentarios diciendo: “¿Me estás hablando en serio? Acabo de hacer historia, Y usted está centrado en el pelo? Sólo quiero decir que todos somos hermosos en el interior. Nada va a cambiar “. Su entrada en el equipo olímpico de EE.UU. fue algo inesperado, ya que algunos habían dudado de la capacidad de concentración de Gabby, pero ella le demostró a los críticos que estaban equivocados cuando ella demostró que no sólo tenía material para los Juegos Olímpicos, pero tenía material para ser medallista de oro. Ella ha tenido que lidiar con la ausencia de su padre, que abandonó a la familia cuando Gabby era joven y ha estado fuera con el Ejército de los EE.UU. Ella también había dejado su antiguo gimnasio de entrenamiento en su casa de Virginia porque fue sometida a acoso y comentarios racistas. Mientras que los entrenadores y gimnastas compañeros en el gimnasio viejo de Gabby, Excalibur, han rechazado sus afirmaciones sobre el racismo y el acoso escolar, el hecho es que en 2010 decidió mudarse para entrenar en Iowa con Chow. Sin embargo, esto significaba dejar a sus tres hermanos mayores y a su madre y quedarse con una familia adoptiva, lo que la llevó a sentimientos de soledad y de nostalgia. Pero la adolescente determinada había decidido que quería llegar a la cima, ofreciendo a su madre un ultimátum: si no me dejás ir, voy a renunciar. Su madre, Natalie Hawkins, y su madre “adoptiva”, Missy Parton, aparecieron juntas en un vídeo para Procter and Gamble en una serie titulada ‘criando un olímpico’, con Natalie diciendo lo mucho que aprecia el papel de Parton en ayudar a Gabby llegar a donde está hoy.

Poco antes de partir para Londres, Gabby apareció con Missy y su esposo Travis en su iglesia en Iowa, la iglesia de Valley Church. Gabby explica la importancia de leer la Biblia todos los días, pidiéndole a su madre que le enviara porciones de las Escrituras para leer por la mañana y por la noche. “Me encanta la lectura de la Palabra, lo que realmente me ayuda durante la gimnasia, es muy importante, (si) usted está realmente asustado ante una habilidad, sólo tienes que confiar en Dios. Él no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de paz, de amor y de dominio propio”, dijo Gabby, haciendo referencia a 2 Timoteo capítulo 1, versículo 7. Gabby continuó leyendo la Biblia en Londres, diciendole a los periodistas del canal CBN a su regreso: “Mi fe ha sido fuerte, sin duda.Yo estaba meditando en las Escrituras todos los días en Londres, para edifi car mi fe, para estar tan concentrado en lo que Dios tiene para mí y todos los planes que Él tiene para mí, así puedo concentrarme en lo positivo y no permitir que lo negativo me afecte.” Gabby también encontró que la oración le ayudó en su travesía, diciendo: “Si usted mira cualquier competición, cuando la cámara me hace una primera plana, estoy hablando. En realidad, estoy orando. Me encanta orar antes de una competición, porque me da mucha confi anza y aumenta mi autoestima.

Es algo que siempre he hecho.” Gabby aún no ha decidido sobre sus planes futuros, pero tiene la esperanza de continuar en la competencia y sacar el máximo provecho de su nuevo éxito, y muchos se entusiasman con su brillante sonrisa y actitud burbujeante. Mientras que Gabby espera inspirar a jóvenes gimnastas, es de esperar que su gratitud a Dios también la hará un modelo a seguir. Como escribió en su cuenta de Twitter después de ganar la medalla de oro individual: “Estoy muy agradecida a Dios que me ha bendecido! Recuerden SIEMPRE denle la gloria porque Él es GENIAL!” ■

FUENTE: Periódico El Desafío (http://challengenews.org/us-es/)