Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

La Felicidad No Viene Por Ganar

Golfista profesional supera la tragedia y las derrotas deportivas para disfrutar del golf y de la vida

Con 20 victorias en el PGA Tour, incluyendo una victoria en los “majors”, ganador de la copa del mundo cuatro años consecutivos, y capitán del equipo de la Copa Ryder en 2012 después de haber participado seis veces anteriormente, Davis Love III podría ser disculpado por querer tomarse la vida con calma. En cambio, el golfista profesional de 48 años de edad recientemente se sometió a una cirugía en el cuello para poder seguir jugando. Entrando en el tour de la PGA en 1985, Love obtuvo una exención de por vida en 2008, después de ganar su vigésimo torneo. La pasión por el golf le fue transmitida por su padre, Davis Love II. De hecho, nació el día después de que su padre compitió en el torneo Masters en 1964. Lamentablemente, Davis Love II murió en un accidente aéreo en 1988, así que no tuvo oportunidad de ver los logros de su hijo mayor, o la colaboración entre él y su hermano Mark, que diseñaron los campos de golf de renombre, Love Golf Design. Davis Love III es muy consciente del legado de su padre. “Tuve la suerte de tener a mi entrenador de golf, mi maestro, mi mejor amigo, mi héroe y un golfista famoso viviendo en la misma casa que yo – así que doy gracias a Dios”, dijo en una entrevista en 2011 con la revista Joy! . Love ha transmitido esta pasión a su hijo, Davis Love IIII y a sus sobrinos. Su esposa Robin está involucrada en su trabajo y su hija Alexia es una jinete premiada. También participa con regularidad en eventos de Comunión de Golifistas Universitarios. “Somos siete golfistas profesionales que nos acercamos a los golfistas universitarios y a los entrenadores y los motivamos a crecer en el golf, la vida y la fe”, dijo, explicando que celebran retiros y estudios bíblicos.
Love cree que su fe es una parte importante de su forma de practicar el deporte. “Hay que pasar por un proceso de disciplina físico, mental y espiritual para obtener resultados en el golf – y es la misma cosa en su familia, su fe y su vida de negocios”, dijo a la revista Joy!. Love fue introducido al cristianismo cuando era niño, cuando asistió a la iglesia donde su madre era secretaria. Pensaba que ir a la iglesia y ser bueno era suficiente, pero después de la muerte de su padre, comenzó a pasar tiempo con jugadores cristianos como Larry Mize, y decidió que quería una vida tan buena, una familia y una actitud como la que Mize tenía. Los capellanes del PGA, Larry Moody y David Kruger, le ayudaron a descubrir que había algo más importante que vivir una buena vida. “En los últimos 10 años, mi fe ha crecido, ahora veo por qué Larry era así, porque tenía una relación personal con Jesucristo, no sólo porque él quería ser un buen tipo”, dijo Love a Sports Spectrum en 2011 . “No vamos a llegar a las puertas del cielo y decir que fuimos muy, muy buenas personas, pero no creí en Jesús… El regalo del perdón es libre, pero debe ser aceptado.”

Esta fe fue puesta a prueba en 2003, cuando Love estaba en la cúspide de su juego, cuando descubrió el cuerpo de su cuñado y asistente personal después que se suicidó. Se ha descubierto recientemente que había estado malversando fondos de Love. “Fue uno de los peores años de mi vida porque yo estaba lidiando con los dramas de mi familia y cómo Dios podría estar en el medio de todo esto”, dijo. A pesar de que la frecuencia de sus victorias ha disminuido en los últimos años, Love dice que ha sido el momento más agradable de su vida, como pasa el tiempo con su familia, amigos y la Comunión de Golfi stas Universitarios. Él dice, “Si se considera las victorias como medida para la felicidad, nunca serás felíz.” Reflexionó sobre la pérdida de la Copa Ryder para Golf.com, diciendo que a pesar de que fue una derrota decepcionante, se sentía orgulloso de la forma en que el equipo se había unido y le ha dado “el mayor honor de mi vida golfística.” Eso puede parecer exagerado para alguien que ganó el premio Payne Stewart por el respeto a las tradiciones del golf en 2008 y el premio Bob Jones al juego limpio en el golf a principios de 2013, pero se trata de un resumen apropiado de su actitud hacia el golf y la vida. Como él dice, “Es claro que el golf es importante para mí. Yo estoy haciendo mi trabajo y mantengo a mi familia y procuro mi carrera, pero todavía entiendo que no importa cuántas victorias acumule, nunca me va a hacer entrar en el cielo. Dios no juzga con permisividad, estás dentro o estás fuera.” ■

FUENTE: Periódico El Desafío (http://challengenews.org/us-es/)