Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El CMI y el testimonio cristiano

“En el ejercicio de esa misión, la Iglesia no puede ser la Iglesia sin dar testimonio (martyria) de la voluntad divina de salvación y de transformación del mundo.”

El testimonio de Cristo – que reúne en su persona el testimonio de todos los profetas del Antiguo Testamento y de todos los mensajeros de Dios – es el fundamento de la iglesia, que en Pentecostés rinde testimonio de la resurrección. Los relatos del Nuevo Testamento sobre cómo vivían los primeros cristianos su fe ponen de relieve dimensiones esenciales del testimonio cristiano: mandato apostólico misionero, trasmitir la buena nueva del amor de Dios al mundo, proclamar, con palabras y hechos, la venida del reino de Dios, que consiste en “justicia y paz y alegría en el Espíritu Santo”, y dar testimonio ante los poderes de este mundo.

Dejar un comentario