Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Perdoné a mis abusadores

La amargura en el alma de Brooke se ha borrado

uando Brooke Smith tenía ocho años, su inocencia le fue arrancada por varios muchachos de su barrio. Brooke soportó cuatro años de abusos, intimidaciones, y amenazas de muerte que le impedía hablar. La ira iba creciendo adentro de Brooke y esto la llevó a convertirse en una hipócrita. ”Iba a la iglesia… y me ponía una máscara. Después, iba a la escuela y consumía drogas “, recuerda Brooke. Al irse de su casa, se hizo amiga de su vecina quien la introdujo en la escena punk rock subterránea. ”Era guardia de seguridad en un club punk. Pero creo que lo que me atrajo a ese club fue la dureza de la música y el hecho de que podía expresar la ira que tenía adentro. Ahí es donde me puse más dura y más mala.” La vecina de Brooke tenía un magnetismo que atraía a multitudes de personas a su alrededor. Brooke estaba en trance, y las dos se convirtieron en amantes y se mudaron de Michigan a Hollywood en 1994, donde esperaban convertirse en estrellas. “Tenía un arito en la nariz … algunos tatuajes … me afeité la cabeza”, recuerda Brooke. “Parecía una loca. Cuando me miraba en el espejo a veces me asustaba a mí misma, y no me miraba a mis propios ojos. “ Brooke y su novia tuvieron un éxito parcial en Hollywood, llegando a ser extras en programas de televisión como ER y 90210, y en cuatro películas. Pero encontraron verdadera celebridad en el circuito de clubes nocturnos donde se ganaron seguidores de secta. “Ibamos a las discotecas todas las noches. Eso para mí se convirtió en un trabajo. No me gustaba, asi que tenía que beber mucho alcohol para funcionar efectivamente en los clubes.”

Durante una salida en West Hollywood, dos hombres que estaban buscando una pelea comenzaron a seguir a Brooke y su novia, suponiendo que eran motociclistas vestidos de cuero. Justo antes de que las atacaran, Brooke gritó en su corazón: “¡Señor, por favor ayuda!” Ambas mujeres sintieron una ráfaga de calor que se interpuso entre ellas y los dos hombres de inmediato se dieron la vuelta. En otra ocasión, un hombre amenazó con matar a Brooke y su amiga, y nuevamente Brooke pidió a Dios que la ayude y al instante el hombre se disculpó por la pelea. Después de estas circunstancias, Brooke creía que estaba en buenos términos con Dios, por lo que le resultó ofensivo que su hermana Rachel, que estaba asistiendo a una universidad cristiana le escriba en una carta que decía que “crecer en un hogar cristiano no significa que uno sea cristiana.” Sin embargo, no podía ocultar el hecho de que odiaba las canciones de Rachel acerca de Jesús. Un año más tarde, Brooke recuerda que se sentía incómoda por ir a una discoteca en
particular con su novia. En ese momento Brooke sintió una presencia mala entrar en el cuarto, pero su novia dijo que ella no sentía nada, y añadió: “En realidad no crees que haya tal cosa como el Diablo, ¿verdad?” Cuando ella en tono de broma dijo que sentía calor, Brooke sabía que no podía confi ar en ella nunca más.

Después que Brooke invocó el nombre de Jesús, su novia se levantó y se fue. Esa noche, Brooke recuerda que Dios le dijo a su corazón: “Brooke, no temas, porque yo soy el Señor, tu Dios”, y le dio a elegir: “O ella o yo. ¿Quién va a ser?” “Cuando elegí seguir a Jesús con todo mi corazón, Dios cambió mi corazón”, dice Brooke. “No tengo nada que mostrar durante 26 años de mi vida, excepto un corazón roto”. Brooke dice que fue a través de años de leer y confi ar en la Palabra de Dios que Él la ha curado de su dolor. “La sed que había en mi alma (que yo estaba tratando de calmar con una mujer) ha sido saciado con Jesús. “A partir de la Biblia, comprendí que Jesús se hizo pecado por mí, y que Él me ofrecía Su vida a mí. “Así que cuando Jesús murió, la antigua Brooke murió. Cuando Jesús se levantó de entre los muertos, la nueva Brooke cobró vida también. “Ahora que soy perdonada, Jesús me ha enseñado a dar el perdón a todos los que me han lastimado. Me siento increíblemente libre ahora que perdoné a aquellos que me han herido.” Dios también respondió a su ira contra él. “Me di cuenta que si Él me amaba tanto que estaba dispuesto a ir a la cruz por mí, ¿por qué sería su voluntad que fuera abusada sexualmente?” Queriendo compartir estas buenas noticias, Brooke se ofreció como capellán en una cárcel de mujeres. “Cuando yo vivía para mí, yo pensaba que ser rica y famosa cumpliría con todos mis sueños, pero ahora Dios me ha dado el deseo de mi corazón.

Me encanta ayudar a que las mujeres vean a Jesús, y yo no sabía que este era realmente el sueño de mi corazón.” En 2011 Brooke se casó con Andy Smith y ahora vive en Ohio, EE.UU. “Ni siquiera puedo decirte cuán felizmente casada estoy”, comparte. Desde el año 1987 que Andy se había estado acercando a la comunidad gay con las buenas nuevas de Jesucristo. Juntos, Andy y Brooke se esfuerzan por nunca juzgar a aquellos en la comunidad gay, pero, como dice Brooke, compartir con ellos “el mensaje que Dios les ama y les puede ayudar allí donde se encuentren.” ■

Para saber más sobre Brooke, puede ir a su sitio web www.myjesusmylord.com

 

FUENTE: Periódico El Desafío (http://challengenews.org/us-es/)