Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

LA VIDA AL BORDE

El primer hombre en cruzar las Cataratas del Niágara oraba sin parar al cruzar la cuerda fl oja sobre las cataratas del Niágara

Nik Wallenda hizo historia en junio, cuando se convirtió en la primera persona en cruzar las cataratas del Niágara sobre una cuerda fl oja, un espectáculo visto por más de 10 millones de televidentes en todo el mundo. No es de extrañar que un hombre jugando a la ruleta rusa con la muerte esté orando para no caerse. La diferencia es que Nik Wallenda ora todo el tiempo – no sólo cuando está suspendido en el aire sobre una cuerda fl oja. Hizo el trayecto de 550 metros (1.800 pies) desde de los EE.UU. A Canadá en un alambre de acero de 61 mm (dos pulgadas) en 25 minutos. Los espectadores estaban al borde de sus asientos mientras los vientos arremolinados hicieron de la hazaña de Nik, transmitido en vivo por canales de noticias nacionales de EE.UU., tanto más riesgosa. Sólo para hacer las cosas más difíciles, una niebla pesada se levantaba de debajo de la catarata, empapando completamente al acróbata y periódicamente cegándolo mientras cautelosamente hacía equilibrio a 60 metros (200 pies) por encima del torrente. Por primera vez en su carrera Nik utilizaba un arnés de seguridad, ante la insistencia de un patrocinador.

Pero ni siquiera eso era una garantía de seguridad. Sin embargo, logró cruzar al otro lado sin caerse. “Oré sin parar”, dice Wallenda, de 33 años, un cristiano evangélico. “La Biblia dice que debemos orar sin cesar y yo estoy orando en todo tiempo”, dijo en el programa Good Morning America (Buenos días América) de la cadena ABC.
Antes de comenzar su intento audaz, Nik ayunó durante ocho horas. También su esposa, Erindera, y sus tres hijos se dieron la mano en un pequeño círculo y oraron a lo largo de la orilla del río antes de partir, cerca de las 10:00 p.m. El micrófono del acróbata permitía que los televidentes oigan a Nik alabar a Dios durante toda la travesía desde Nueva York a Canadá. Al llegar a la parte más peligrosa de la travesía se le oyó decir: “Oh Señor, tú eres mi Salvador, eres mi Rey. Eres mi Jesús, mi consejero. Tú eres mi sabiduría. Te alabo Jesús. Gracias Jesús. Gracias Señor.

Te alabo, mi Padre. “ En un momento crítico, comenzó a sufrir calambres en el antebrazo y se le empezó a dormir la mano. “Cuando estoy caminando por el cable de esa manera, el palo de equilibrio es de casi 18 kilos (40 libras)”, dijo a GMA. “Se necesita mucha fuerza de brazos y mi antebrazo comenzó a acalambrarse más que nunca.” Sin embargo, su entrenamiento, su concentración y sus fervientes oraciones hicieron la diferencia. “Se fueron los calambres, así que estaba bien para seguir.” La hazaña asombrosa del acróbata se suma a la leyenda de la famosa familia Wallenda, famosa por cautivar al público y meritoria de una película para televisión en 1978, titulada “Los Grandes Wallendas.” Nik es la séptima generación de estrellas de circo dentro de la famosa familia. Se crió en un “familia creyente en la Biblia y temerosa de Dios”, que dice ser lo que le proporciona estabilidad y paz. Su fe es un componente vital de su vida diaria: “Es la parte más importante de mi vida … es inmerecida, pero la participación de Dios en mi vida me ha llevado a donde estoy en mi carrera”. Los desafíos mentales y físicos son enormes para Wallenda. “Por supuesto
que hay muchos nervios, sobre todo cuando estaba caminando directamente sobre el borde de las cataratas.

Mentalmente, tu mente dice, ¿qué estás haciendo? “, dijo a GMA. “Fue entonces cuando me digo a mí mismo, el cable es el mismo tanto si estás sobre la tierra o sobre el agua o estás en la luna. Sigue siendo el mismo. Asique, concéntrate en el cable y concéntrate en el otro lado. “ “Todos pasamos por dificultades. Pero una vez que conseguimos atravesarlas y miramos hacia atrás podemos decir, mira lo mucho que nuestras vidas han cambiado por haber pasado por ese reto. Si usted puede concentrarse en el otro lado es mucho más fácil”. Wallenda tiene como meta cruzar el Gran Cañón como siguiente desafío. “Nadie en el mundo lo ha hecho”, señala. “Es alrededor de 5.000 pies de largo, casi un kilómetro y medio -. Tres veces el cruce del Niágara.” ■

FUENTE: Periódico El Desafío (http://challengenews.org/us-es/)