Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Gozo a pesar del dolor

“Las enfermedades crónicas trajeron un nuevo tipo de fuerza”, dice Lauren

Con una sonrisa contagiosa y una personalidad burbujeante, Lauren Hack permanece estable en su ánimo, a pesar haber sido diagnosticada con artritis de la columna hace dos años. La noticia de que ella podría pasar el resto de su vida con un dolor constante debido a esta enfermedad autoinmune sería suficiente para devastar a cualquiera, y a los 23 años de edad, Lauren no es una excepción. “Mi corazón estaba tan cargado, el duelo por la pérdida de mi salud y teniendo en cuenta el impacto que esta enfermedad crónica tendría en mi vida”, Lauren dice con tristeza. “Realmente ha sido la cosa más difícil que he atravesado y sigue siendo una batalla en curso.” Aunque la enfermedad la sacudió profundamente, Lauren dice que ha aprendido a confiar en Dios como nunca antes. “Puedo dar testimonio de la fidelidad de Dios a través de ella. Ha sido profundamente humillante y causado que mi fe en Él se hiciera más fuerte, poniendo mi esperanza en Jesucristo por medio de una circunstancia tan difícil “, explica.

Lauren primero puso su confianza y fe en Dios cuando tenía 12 años, después de que ella entendió lo que significaba tener una relación personal con Jesús. Reconoció el amor de Dios que se demostraba en la vida de sus padres
y la de los docentes de la escuela, y que quería desesperadamente la misma esperanza inquebrantable y la alegría que ellos parecían tener. Esto estimuló a Lauren a tomar la decisión de entregar su vida a Jesús y obedecer sus enseñanzas, sabiendo que podía confiar en Dios para llevarla en la dirección correcta a causa de su amor por ella. “Dios nos creó, por lo tanto, seguramente Él sabe lo que es mejor para nosotros y ve el panorama general”, dice ella. “Él sabe cómo se verá su vida, incluso antes de que lo hayas vividos, como se explica en el Salmo 139. Lauren añade que cuando entregó su vida a Dios, “era simplemente el inmutable, incondicional e insustituible amor de Jesucristo que cambió y llenó mi corazón hasta rebosar”. “De repente tenía un gozo que nunca había experimentado, fue un regalo de Dios y yo también estaba llena de amor por todos los que me rodeaban. Mis amigos más cercanos en el momento no pensaron que estaba siendo “genuina” porque mi actitud hacia la vida y otros cambió tan dramáticamente. No pude evitarlo o contenerlo Yo simplemente me vi cambiada desde adentro hacia afuera! “ Hoy Lauren dice confiadamente: “Mi relación con Jesús es lo que me define”, a la medida que ella se alegra al saber que sus pecados han sido perdonados y que ella es “eternamente amada y aceptada por Dios,
con una eternidad en el cielo como promesa”.

Aunque ella sigue luchando físicamente con el dolor de su enfermedad, Lauren dice que ella encuentra fuerzas sabiendo que ella vive una vida de propósito y Dios va a usar sus experiencias para hacerla crecer, alentarla y usarla para consolar a otros que pasan por momentos difíciles. “Mi vida tiene propósito y proyección, porque estoy viviendo para Jesús. Mi vida ya no es acerca de mí y el logro de mis propias “metas”, se trata de compartir la misma esperanza y la alegría que tengo con los demás “, explica. “Mi corazón arde porque la gente venga a conocer a Jesús, porque Él es el compañero más cercano que podría tener y lo sabe todo acerca de cada uno de nosotros. Yo sé que Él está conmigo constantemente y me guía por el Espíritu Santo”. En un mundo que está tan devastado y desesperadamente en busca de amor, Lauren dice que ella ha encontrado a partir de su propia experiencia personal que “Jesús realmente es ‘el camino, la verdad y la vida ‘. “ “Creo que la gente puede pasar toda una vida buscando el amor que Jesús nos da, y nunca encontrarlo, porque Él es el único camino a la verdadera vida, al perdón y la felicidad”, explica ella. “Cuando me levanto cada día y sigo adelante con mi vida, es simplemente en respuesta al amor de Dios para
mí, a pesar de que puede ser difícil a veces. No hay nada más gratificante y reconfortante que saber exactamente por qué uno está viviendo y que es amado, exactamente como uno es, y que no hay nada que va a cambiar eso “.

En respuesta a por qué Dios sigue permitiendo su sufrimiento en este momento, Lauren señala que la Biblia explica que la fuerza de Dios “se perfecciona en nuestra debilidad” [2 Corintios 12:09]. “Yo soy la evidencia de este versículo. Soy débil y sin embargo he visto como su fuerza brille a través de mi vida a favor de otras personas. Sé muy bien que todo lo que puedo lograr o realizar es por su gracia y para su gloria, no la mía. “Pase lo que pase en esta vida, yo sé que tengo vida eterna con Él – libre de todo sufrimiento – eso es algo por lo cual tener gozo.” ■

FUENTE: Periódico El Desafío (http://challengenews.org/us-es/)