Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

De drogadicto a Doctor

La imitación ingenua de ídolos de rock me arruinó, admite el Dr. Michael Brown

“¡ESTOY ARDIENDO EN EL INFIERNO! ¡Estoy ardiendo en el infierno! “, gritó Michael Brown a los 16 años de edad, a la 1 de la mañana, después de una sobredosis de mezcalina, una droga alucinógena, suficiente para treinta personas. Apodado “Drug Bear” (oso de droga) y “Iron Man” (hombre de hierro), porque tomaba mayor cantidad de drogas que cualquier otro de sus amigos, decidió escapar el tormento mental al correr delante del vehículo que se aproximaba, pero se detuvo a tiempo porque eran sus padres que llegaban para buscarlo. “¿Cómo, un buen chico judío como yo, terminó en tan mal estado?”, Se pregunta el doctor Michael Brown, quien obtuvo su doctorado en Lengua y Literatura en la Universidad de Nueva York. Él explica que a los ocho años comenzó a tocar la batería y fue atraído a la música rock. Después de su Bar Mitzvah, formó una banda, y comenzó a idolatrar a estrellas de rock conocidos por su uso de drogas y su comportamiento rebelde. A los 14 años, quería experimentar y comenzó a fumar marihuana y hachís, pero no pasó nada. Se volvió a drogas más fuertes como el LSD y la anfetamina, a pesar de que nunca pensó que iba a usar una aguja. A la edad de 15, ya estaba usando heroína y su banda estaba grabando su primer álbum. “Como diversión, mis amigos entraban en oficinas de médicos, experimentaban con las drogas, incluyendo la adrenalina, y casi nos matamos”, dice.

“Éramos soberbios y creíamos que un día seríamos famosas estrellas de rock.” Michael se alegra de que su ingenua carrera a la destrucción se viera frustrada cuando dos de sus mejores amigos, y miembros de la banda, comenzaron a asistir a una iglesia. Ellos fueron sólo porque las dos chicas con las que salían habían sido invitadas por su tío, el pastor de la iglesia. Esta iglesia era diferente porque el pastor hablaba acerca de los ángeles, los demonios, y las profecías del fin del mundo. “Ellos me decían, hombre, acabamos de aprender que va a haber un lago de fuego”, recuerda Michael. “Y una bestia va a salir de él, como un dragón y tiene siete cabezas y diez cuernos. “Estamos fascinados con esto porque esto era lo que nosotros veíamos cuando estaban estaban alucinando”. Meses más tarde, Michael también fue a la iglesia, porque, recuerda: “Yo quería sacar a mis amigos de allí. Ya no salíamos de fiesta de la manera que lo solíamos hacer. “Se puede decir que perdí la pelea. El amor de la gente comenzó a quebrantar mi orgullo terco.” Michael dice que también comenzó a sentirse culpable por cosas que nunca antes había sentido ninguna clase de remordimiento, por ejemplo, robar dinero a su padre, traicionar a sus amigos, y ser violento y denigrante con su lengua. “Pensé que era básicamente una buena persona, pero como dice Jeremías capítulo 17 y el versículo 9,” El corazón es engañoso por sobre todas las cosas, y perverso “.

“Cuando no podía dormir por la noche después de tomar LSD o anfetaminas, yo me empecé a ver más como un imbécil que como un ganador. Empecé a temer esas largas horas de la noche, sintiéndome sucio y solo con mi pecado. “ Tres meses más tarde, Michael regresó a la iglesia, donde dice que ocurrió algo inesperado. “Yo creí que Jesús murió por mí (en otras palabras, que Él pagó el castigo que yo merecía, Él murió en mi lugar) y que se levantó de entre los muertos.” Sin embargo, como un niño judío no practicante, Michael siempre había pensado que Jesús era sólo para los que no eran judíos como él. “No me di cuenta de que el nombre de Jesús en hebreo es Yeshúa, que signifi ca Salvador, que “Cristo” signifi ca “Mesías”, y que Él vivió y murió como un judío que guardó toda la ley”. Pero había un problema mucho mayor, Michael recuerda, es que él amaba a su estilo de vida egoísta. “Yo era demasiado orgulloso para admitir que podría estar equivocado – algunas personas prefieren morir antes que admitir que están equivocados.” Después de asistir a la iglesia por varios meses, Michael recuerda que “la bondad de Dios y su paciencia vencieron mi terquedad y orgullo”. Menos de un año después de irrumpir en la oficina del doctor para experimentar con drogas, Michael dice: “Yo estaba viviendo para Dios y hablando a la gente acerca de Jesús, el Mesías y Señor así de los gentiles como de los judíos”. Ahora un autor, conferencista internacional y presentador de un programa de radio de EE.UU., Michael ha hablado en los campus universitarios como Harvard y Yale, debatiendo y dialogando con muchos rabinos y se ha desempeñado como presidente de dos colegios bíblicos, pero pasa la mayor parte de su tiempo compartido sobre Jesús. “El Creador del universo es ahora mi Padre y Jesús, el Mesías, es mi mejor amigo y el más cercano”, dice Michael.

“Yo vivo mi vida libre de ansiedad y de miedo, y la paz y el gozo de Dios me renueva cada día. “La Biblia dice que Él ama tanto a este mundo – y eso significa que Él te ama a ti – que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (véase Juan capítulo 3, versículo 16). “En vez de que tú y yo tengamos que sufrir la pena de muerte, Jesús la sufrió por nosotros. Pero, si te niegas a su amor, morirás en tus pecados, y quedarás sin excusa. Dios Todopoderoso te dirá: “Apartaos de mí, al fuego eterno!” (Ver Mateo 25:45). Entonces será demasiado tarde! “Usted puede experimentar el amor más grande que el mundo jamás haya visto. A través de Jesús, usted puede conocer al Dios que te creó. “ ■

Para más sobre el Dr. Brown, puede ir a askdrbrown.org

FUENTE: Periódico El Desafío (http://challengenews.org/us-es/)