Hoy te comparto un testimonio que muy amablemente Betty nos compartió y nos autorizó para publicarlo: