youtue

Un clamor honesto terminó con la miseria de la droga

.testimonios escritos 2    testimonios cristianos, testimonios de impacto, testimonios cristianos impactantes Ya que personalmente nos conocían y lo malo que éramos, les dijimos que los cambios en nuestras vidas eran testimonio de lo que Dios podía hacer.

“Por la gracia de Dios, esa misma noche, los siete de ellos entregaron sus vidas a Cristo, confiando en Él como su Salvador personal.” Estos nueve hombres ahora sirven juntos a Dios, haciendo un intenso trabajo en su comunidad.

“Esta es nuestra manera de retribuir a la sociedad”, dice Brent.

“Me doy cuenta que no puedo ganar a todos los que he introducido las drogas, pero hay otros tantos a los que puedo llegar”.

Una de las primeras oraciones de Brent fue pedir a Dios poder restaurar su relación con su familia.

También se dirigió inmediatamente a los que había engañado, herido y vendido drogas a y les pidió su perdón.

“Mi relación con mis padres ha sido restaurada,” dice Brent con entusiasmo. “Ahora somos nuevamente una familia feliz y por medio de la Palabra de Dios he aprendido la importancia de honrar a mis padres”.

A pesar de lo que muchos creen, algunos problemas de la vida permanecen después de convertirse al cristianismo, Brent dice.

“La diferencia es qúe ahora tengo un Salvador al que puedo pedir ayuda para enfrentarlos. En el pasado, recurría a las drogas y trataba de olvidarlos.

“Ahora, me voy de rodillas y oro, y yo tengo un mentor con quien puedo hablar.

“Estoy aprendiendo y creciendo espiritualmente día a día. Creo que lo importante es no condenarte ante un fracaso, sino arrepentirse del mal hecho, cambiar, y aprender de los errores cometidos. “

Brent se casó con su esposa Jésica, en diciembre de 2012.

Testimonio Cristiano de Vico

Testimonio de ex narcotraficante Felipe Garcia Montiel-completo

Reunidos al término de una vida secreta

testimonios escritos 2    testimonios cristianos, testimonios de impacto, testimonios cristianos impactantesEl sueño de una pareja ideal revivió a través de una respuesta de oración milagrosa

Después de haber si Jo maltratadas físicamente por su padre cuando era niña, Cecilia Prado pensó que su novio Mauro era el hombre ideal hasta que descubrió que estaba ocultando una tremenda adicción a las drogas.

Recordando los abusos que había sufrido con tan sólo ocho años de edad, Cecilia dice: “Mi hermano y yo teníamos mucho miedo de mi padre, tanto es así que por miedo, nunca le dije a nadie, ni siquiera a mi madre, de la manera que él abusó mí.”

Después de una relación de corta duración en su adolescencia y tener su primera hija, estar con Mauro y tener otro hijo, era “como un sueño hecho realidad”, según cuenta Cecilia.

Luego, un año después de comenzada su relación, ella encontró que Mauro se desmayó por una convulsión.

En el hospital, Cecilia descubrió que esta convulsión era causada por el abuso de drogas.

“Yo era tan ingenua”, admite. “No fumaba, ni tomaba y no tenía idea de que Mauro estaba consumiendo drogas.

“Los médicos no pudieron explicar cómo él todavía estaba vivo después de su sobredosis y me dijeron que su cuerpo ya no podía soportar ninguna otra droga en su sistema.”

- Mauro se arrepintió por un tiempo, pero luego de un tiempo comenzó a inyectarse heroína y su personalidad cambió tanto que su familia comenzó a desmoronarse.

Su familia le aconsejó dejar a Mauro, pero Cecilia decidió comenzar a orar a Dios en busca de ayuda, ya que ella no podía hacer mucho cuidando a su hija y de un bebé recién nacido.

“Siempre fui consciente de la presencia de Dios y su cuidado por nosotros, incluso en los detalles como la velocidad a la que llegó la ambulancia cuando Mauro tuvo la sobredosis”, dice ella.

“Yo sabía que Dios era la única solución a nuestro problema, y el único que me podía dar la paz, la alegría, el amor, la felicidad y la ayuda que necesitábamos.”

La pareja conflictiva recurrió a dos tíos y un abuelo del lado de la familia de Mauro en busca de ayuda.

“Comenzamos a estudiar la Biblia y comencé a asistir a una iglesia bíblica, y allí me explicaron la situación desesperante en la que me encon-traba.delante de Dios.

“De acuerdo a la Palabra de Dios, la Biblia, yo era una pecadora, y yo llevaba la carga de esos pecados. Pero Dios sabe todo acerca de nosotros, y Él ha hizo todo por nosotros, incluso hasta morir en la cruz para pagar la pena de muerte que nuestros pecados habían creado.

“Lo único que Jesús, el Hijo de Dios, no puede hacer es tomar nuestra carga por nosotros, si nosotros no se lo pedimos. Así que ese día en la iglesia, yo creía en Él y confié en que Él es mi Salvador. ”

Cecilia dice que lo único necesario para empezar una nueva vida era “una simple oración de fe, creyendo que Él murió en la cruz por mis pecados y pidiéndole que me perdone de todas las cosas malas que había hecho en el pasado.”

En esta iglesia, Cecilia dice que fueron recibidos con los brazos abiertos, y su marido fue a un centro de rehabilitación cristiano en el que no sólo superó su adicción a las drogas, sino que aprendió acerca de la Biblia y el plan de Dios para su vida.

“Hasta el día de hoy, seguimos aprendiendo y creciendo en nuestra relación con Jesucristo, dándole el primer lugar en nuestra vida, y nosotros estamos dispuestos a ser usados por Él donde Él quiere.”

De drogadicto a doctor

testimonios escritos 2    testimonios cristianos, testimonios de impacto, testimonios cristianos impactantes“¡ESTOY ARDIENDO EN EL INFIERNO!

¡Estoy ardiendo en el infierno! gritó Michael Brown a los 16 años de edad, a la 1 de la mañana, después de una sobredosis de mezcalina, una droga alucinógena, suficiente para treinta personas.

Apodado “Drug Bear” (oso de droga) y “Iron Man” (hombre de hierro), porque tomaba mayor cantidad de drogas que cualquier otro de sus amigos, decidió escapar el tormento mental al correr delante del vehículo que se aproximaba, pero se detuvo a tiempo porque eran sus padres que llegaban para buscarlo.

“¿Cómo, un buen chico judío como yo, terminó en tan mal estado?”. Se pregunta el doctor Michael Brown, quien obtuvo su doctorado en Lengua y Literatura en la Universidad de Nueva York.

Él explica que a los ocho años comenzó a tocar la batería y fue atraído a la música rock. Después de su Bar Mitzvah, formó una banda, y comenzó a idolatrar a estrellas de rock conocidos por su uso de drogas y su comportamiento rebelde.

A los 14 años, quería experimentar y A fumar mariliiiana y esto era lo que nosotros veíamos cuando estaban alucinando”.

Meses más tarde, Michael también fue a la iglesia, porque, recuerda:. “Yo quería sacar a mis amigos de allí. Ya no salíamos de fiesta de la manera que lo solíamos hacer.

“Se puede decir que perdí la pelea. El amor de la gente comenzó a quebrantar mi orgullo terco.”

Michael dice que también comenzó a sentirse culpable por cosas que nunca antes había sentido ninguna clase de remordimiento, por ejemplo, robar dinero a su padre, traicionar a sus amigos, y ser violento y denigrante con su lengua.

“Pensé que era básicamente una buena persona, pero como dice Jeremías capítulo 17 y el versículo 9,” El corazón es engañoso por sobre todas las cosas, y perverso “.

“Cuando no podía dormir por la noche después de tomar LSD o anfetaminas, yo me empecé a ver más como un imbécil que como un ganador. Empecé a temer esas largas horas de la noche, sintiéndome sucio y solo con mi pecado. “

Tres meses más tarde, Michael regresó a la iglesia, donde dice que ocurrió algo inesperado.

“Yo creí qué Jesús murió por mí (en que podría1 estar equivocado – algunas personas prefieren morir antes que admitir que están equivocados.”

Después de asistir a la iglesia por varios meses, Michael recuerda que “la bondad de Dios y su paciencia vencieron mi terquedad y orgullo”.

Menos de un año después de irrumpir en la oficina del doctor para experimentar con drogas, Michael dice: “Yo estaba viviendo para Dios y hablando a la gente acerca de Jesús, el Mesías y Señor así de los gentiles como de los judíos”.

Ahora un autor, conferencista internacional y presentador de un programa de radio de EE.UU., Michael ha hablado en los campus universitarios como Harvard y Yale, debatiendo y dialogando con muchos rabinos y se ha desempeñado como presidente de dos colegios bíblicos, pero pasa la mayor parte de su tiempo compartido sobre Jesús.

“El Creador del universo es ahora mi Padre y Jesús, el Mesías, es mi mejor amigo y el más cercano”, dice Michael. “Yo vivo mí vida libre de ansiedad y de miedo, y la paz y el gozo de Dios me renueva cada día.

“La Biblia dice que Él ama tanto a este mundo – y eso significa que Él te ama a ti -que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el crea no se pierda, sino tenga vida eterna. Juan 3.16.